Skip to main content

Consulta la fuente original aquí.

Jaime Alemán es un reconocido empresario panameño y socio gerente de la firma legal Alcogal, pero también destaca por ser el primer hispanoamericano en haber viajado a todos los países del planeta, la Antártida, y muy pronto también irá al espacio.

En Vida y Éxito acostumbramos a realizar entrevistas de portada a reconocidos empresarios y personalidades de nuestros países, destacando principalmente su papel en los negocios.

En esta ocasión conversamos con don Jaime Alemán, quien se destaca por su gran papel en los negocios en Panamá y en el mundo. Basta con decir que fue accionista y miembro de Banistmo desdesu fundación hasta su venta en el 2006 a HSBC. Siguió como director del banco y todavía ocupa dicho cargo. También es socio gerente de la firma legal Alcogal, con oficinas en Panamá, Bahamas, Belice, Islas Vírgenes, Chipre, Hong Kong, Nueva Zelanda, Seychelles, Singapur, Suiza, Emiratos Árabes Unidos y Uruguay.

Sin embargo, en esta ocasión vamos a inclinarnos por la experiencia en viajes de don Jaime. Él conoce todos los países del mundo, la Antártida y muy pronto viajará al Polo Norte y al espacio. Lo que tal vez lo convierta en el primer ser humano en lograr este hito.

Cada palabra de don Jaime cuando habla de sus experiencias con los viajes están llenas de emoción y pasión. Contagia esa energía por los viajes y nos abre la mente a destinos poco conocidos pero muy cautivadores.

Usted se propuso como objetivo viajar a todos los territorios miembros de las Naciones Unidas…

Comencé a viajar desde joven, durante mis años de estudiante.Estudié de agosto de 1972 a mayo de 1973 en la Université Catholique de l´Ouest en Angers, Francia, como parte de un programa de la Universidad de Notre Dame, y aproveché ese periodo para visitar un número importante de países de Europa. Posteriormente le di la vuelta al mundo de enero a junio de 1975 en el barco SS Universe, como parte de un programa llamado Semester at Sea. Salimos de Port Everglades, Florida, rumbo a Marruecos, y de allí continuamos el recorrido por varios países de África y Asia, hasta llegar a nuestro destino final, que era Los Ángeles, California. Yo viajaba simplemente para satisfacer el apetito voraz que tenía por descubrir nuevos destinos. En el 2015, cuando fui a vivir a París porque a mi esposa la nombraron embajadora de Panamá en Francia, me propuse esa meta. Para ese entonces había visitado 120 de los 193 países miembros de la ONU, y mi esposa me dio la idea de aprovechar nuestra estadía en Francia para avanzar hacia ese objetivo, el cual logré en marzo del 2020.

¿Cuál es el país que más le ha impactado?

Casi todos los países tienen su encanto. Sin embargo, destaco a Nueva Zelanda en Oceanía, Nepal en Asia, Tanzania en África, Chile en Sudamérica, los Estados Unidos en Norteamérica y Francia en Europa.

¿Cómo hizo para ir a dictaduras como Corea del Norte, Bielurrusia, Yemen o Irán?

Ir a Corea del Norte era un reto grande, pero la suerte me acompañó estando en el desierto de Turkmenistán con mi hija Sofi en el 2017. Allí conocimos por pura casualidad a Simon Cockerell, que es considerado como el gurú de turismo en Corea del Norte. Él me dijo que se encargaría de todos los detalles, y en agosto del 2018 me reuní con él en Pekín, y de allí tomé el vuelo para Pyongyang. Pasé una semana inolvidable en ese país, y pude visitar muchos sitios interesantes, incluyendo unos museos verdaderamente espectaculares. Visité Bielorrusia en 2016 y me sorprendió por su riqueza relativa a sus vecinos. Creo que el hecho que mantienen una relación cordial con Rusia los ha ayudado económicamente. La capital Minsk es una ciudad muy acogedora. Fui a Irán en 2016 como parte de un recorrido por Georgia, Armenia, Kuwait y Bahrain. Leo muchos libros sobre viajes porque es mi hobby favorito, y casi sin excepción todo el mundo dice que Irán es uno de los países más acogedores del mundo, como en efecto lo es. La gente es verdaderamente amable y atenta. Tuve la oportunidad de pasar varios días en Teherán y en Isfahán. Yemen fue uno de los últimos países que visité, en noviembre del 2019. Me costó mucho encontrar una manera relativamente segura de ir, pero finalmente lo logré gracias a una agencia de viajes situada en Vancouver, Canadá, quien organizó un viaje a la isla de Socotra, un verdadero paraíso terrenal, donde pasé una semana durmiendo en tiendas de campaña.

¿Cuál es la experiencia más simpática que ha tenido en sus viajes?

Son innumerables y las tengo grabadas en mi mente. Algunas que sobresalen son Table Mountain, en Ciudad del Cabo, desde el barco en que le daba la vuelta al mundo en abril de 1975; mi primer viaje a la Antártida en el SS Explorer; la estadía en el Everest View Hotel, directamente frente al monte Everest con mi esposa y dos de mis hijos; la naturaleza abrumadora de Nueva Zelanda; el viaje a Tasmania en Australia; mis dos visitas al cráter del Ngorongoro en Tanzania; Machu Pichu, el Salto del Ángel, Torres del Paine, las cataratas del Iguazú, el Río Amazonas y el lago Titicaca en Sudamérica; el azul alucinante del mar en los atolones de Kiribati, las Islas Marshall y Micronesia; le Domaine de Murtoli en Córcega; Afganistán y la belleza de sus montañas, y las playas, montañas y los árboles Dragon Blood Trees, en Socotra, Yemen.

¿Ha sentido miedo en alguno de sus viajes?

Sentí miedo esperando el vuelo de Argelia a Mali, que es un país donde hay un gran peligro terrorista. Yo era el único occidental en el vuelo y el aterrizaje estaba programado para las 11 pm. El hotel en el que me iba a quedar había sido atacado el año anterior y habían muerto 21 de los huéspedes. En Afganistán, al bajar del avión un soldado de la OTAN me preguntó qué hacía allí, y al contestarle que era turista me dijo que carecían de lugares seguros en el país y que lo prudente era montarme de vuelta en el avión y regresar a Estambul. Antes de partir para Libia, probablemente el más peligroso de todos mis viajes, el embajador de ese país en Panamá me advirtió que era una irresponsabilidad viajar en esos momentos (enero del 2020, en plena guerra civil), pero fui de todas maneras y gracias a Dios todo salió bien.

¿Cómo ve a los países de América Central?

América Central es una región geográficamente bonita, pero casi que pasa desapercibida en el resto del mundo por lo pequeña que es y por la falta de una atracción auténticamente espectacular o llamativa que la haga resaltar. Todos los países de esta parte del mundo requieren la misma oración: “Jesucristo, por favor ayúdanos a frenar la violencia, la corrupción, la mala educación y la pobreza que azota a nuestra región”. Todos padecemos de los mismos males, aunque obviamente algunos en mayor escala. Es una tragedia que tantas personas de nuestra región se vean obligados a migrar a Estados Unidos en busca de un mejor bienestar.

¿Tiene planeado viajar al Polo Norte o al espacio? 

Tenía planeado ir al Polo Norte con mi hija Sofi en abril del año pasado desde Svalbard, Noruega, pero lamentablemente el viaje fue cancelado debido a la pandemia, y se reprogramó para el 2022. También pagué el cupo para un viaje en Virgin Galactic al espacio. El costo es de alrededor US$250.000. Hay otras opciones que se me han abierto para ir a la Estación Espacial Internacional, pero el costo es prohibitivo, alrededor de US$50 millones por persona. Hay tres personas confirmadas y están buscando un cuarto para completar los cupos.

¿Cómo ha hecho con los viajes en la era COVID?

Justo llegué a mi último destino, Nauru, el 7 de marzo del 2020, cuando el mundo estaba colapsando. Mi esposa me rogaba que regresara a Panamá para eliminar el riesgo de quedar abandonado en el extranjero, pero el deseo de terminar era demasiado grande y opté por hacerlo. Afortunadamente pude estar de vuelta en Panamá tres días antes que cerraran el aeropuerto. Pasé varios meses entre Contadora y Buenaventura en el Pacífico panameño, y también en El Valle de Antón en las faldas de un viejo volcán, así que estuve bastante entretenido. Y apenas abrieron el aeropuerto me fui por un mes a Miami. Ahora estoy esperando que reabra Europa para irme a pasar unas semanas en el sur de Francia.

“PARÍS ES LA CIUDAD MÁS BELLA DEL MUNDO Y VIVIRÍA EN LA COTE D’AZUR, EN FRANCIA, PROBABLEMENTE EN CAP FERRAT”, JAIME ALEMÁN

¿Cómo hace para manejar los negocios mientras viaja?

Ahora es fácil manejar los negocios mientras uno viaja gracias a Internet. Cuando empecé el bufete en 1985 ni tan siquiera existía el fax, así que uno dependía exclusivamente del teléfono y el telex. Pero con la llegada del fax y los emails, y después los teléfonos celulares y el WhatsApp todo cambió radicalmente. Uno tiene que estar disponible 24/7, ya que los clientes están acostumbrados a recibir respuestas inmediatas. Eso es parte esencial de la cultura de Alcogal, y probablemente el factor más importante en el crecimiento que hemos logrado y en el prestigio que tenemos.

LA FAMILIA PRIMERO

Jaime Alemán está casado con María del Pilar Arosemena y tiene tres hijos: Jaime Eduardo, Ana Sofía y Juan Manuel. “Mi esposa Pilar y mis hijos comparten la misma pasión por viajar. Todos conocen los siete continentes”, dice don Jaime. Su hija Sofía conoce casi 120 países y su esposa ha visitado más de 110 países.

CINCO RECOMENDACIONES PARA LOS VIAJEROS

Jaime Alemán nos da cinco consejos para cuando vuelvan los viajes.

• Viajar solamente con maletas de mano. Así eliminas las esperas en los aeropuertos y además el riesgo de perderlas.

• Cuidar tu pasaporte como oro en polvo. Si lo pierdes en África o Asia, quedas a la deriva al menos una semana mientras te llega el nuevo.

• Evitar comprar agua embotellada o comida de la calle. Un mal estomacal puede arruinar el viaje.

• Tratar de caminar lo más que puedas en las ciudades o lugares que visitas, ya que es la mejor forma de conocer a fondo las vibras y aromas del lugar.

• Estar alerta ante cualquier potencial riesgo de peligro para evitar que te despojen de tus pertenencias.

SEIS FACTORES QUE LO IMPULSARON A CONOCER EL MUNDO

• El año de estudios en Europa de 1972 a 1973, que además le sirvió de inspiración para seguir viajando.

• El programa de Semester-at-Sea en 1975, que le permitió visitar varios países de África y Asia.

• Sus años en el BID de 1978 a 1981, ya que conoció países como Guyana y Trinidad & Tobago.

• Su rol dentro de Alcogal, que consistió en abrir mercados para la fi ma en Europa y Asia.

• Viajes que hizo con su esposa e hijos a lugares como Uganda, Ruanda, las Maldivas, Qatar, Australia, Nueva Zelanda, Tailandia, Nepal, Mongolia, Madagascar y Mozambique.

• Los dos años que pasó en París, cuando la esposa de don Jaime fue embajadora del 2015 al 2017. París era el lugar perfecto para viajar porque prácticamente todos los países del mundo tienen consulados en esta ciudad, lo que le facilitaba obtener las visas de turismo.

DERECHO INTERNACIONAL

Alcogal surgió por iniciativa de Jaime Alemán. Si bien estaba contento en la fi ma de su padre, siempre había soñado con tener su propio bufete, así que después de mucha consideración decidió hacerlo y logró convencer a tres socios de acompañarlo en el emprendimiento. Han tenido éxito en el negocio offshore, que representa el 70% de los ingresos de la fi ma. A don Jaime le gusta el networking y logró penetrar el mercado europeo, que es el más lucrativo e interesante, sobre todo en Suiza, donde se estima que está el 30% del patrimonio privado del mundo.