Skip to main content

*Resumen de la columna de opinión publicada el día 16 de marzo de 2022 en www.asuntoslegales.com.co

Recientes publicaciones han pretendido instaurar erróneamente el mito de que crear una sociedad anónima tiene como único fin ocultar algo en forma indebida. Esto a propósito de los últimos señalamientos internacionales sobre el uso de sociedades anónimas.

Para entender mejor la realidad sobre este tema, es necesario reiterar que la creación de sociedades anónimas no es ilegal en Panamá, ni en ningún lugar del mundo. Este instrumento jurídico es tan antiguo, que sus inicios están relacionados a la organización del comercio transatlántico en los siglos XV y XVI, y luego en el siglo XVIII y comienzos del siglo XIX sirvieron para la construcción de infraestructuras, constitución de bancos y explotación de minas; entre otras.

Desde esa época, las sociedades anónimas han sido utilizadas por lo menos por tres razones principales: seguridad jurídica, planificación patrimonial y privacidad. E incluso en países con vulnerabilidades en temas de seguridad o conflictos internos como Colombia, Guatemala y El Salvador las sociedades anónimas son utilizadas como mecanismo de seguridad personal. Sin embargo, como pasa en cualquier actividad humana, hay quienes, usando las reglas lícitas, realizan actividades fuera de ley.

Aunque no hay duda de que las actualizaciones a las leyes relacionadas a temas de cumplimiento, contabilidad y debida diligencia llegaron tarde a Panamá en comparación con otros mercados de avanzada. Debemos reconocer que en los últimos años se han impulsado nuevas leyes que buscan robustecer la Debida Diligencia relacionada a las sociedades anónimas como la Ley 254 del 11 de noviembre de 2021. Cambios que representan un buen avance y que seguro serán constantes, porque el derecho es dinámico y responde a las necesidades de las sociedades.

En este sentido, ¿hasta cuándo vamos a permitir las sociedades anónimas? No hay duda de que estos constantes cambios demuestran que las sociedades anónimas están lejos de desaparecer, son un elemento esencial para hacer negocios, y, además, permiten que las personas puedan mantener su derecho a la confidencialidad, a la privacidad.

Consulta la fuente original aquí.